viernes, 11 de mayo de 2018

Reseña: "Palabras que nunca te dije" de María Martínez


«Existe un amor por el que merece la pena esperar y luchar». 

Sara está a punto de cumplir los treinta y ya ha perdido la esperanza y la ilusión en un matrimonio que va a la deriva. Ha pasado demasiado tiempo ignorando su vida y sabe que no es feliz. Ya no existe la chica que perseguía sus sueños y en su lugar hay una mujer a la que apenas logra comprender.
Lo que Sara no sabe es que un suceso inesperado sacudirá su pequeño mundo por completo. Cuando Christina, su mejor amiga, le pida que viaje hasta un tranquilo pueblo de La Provenza para hacerse cargo de las reformas de un bonito Château que pretende convertir en un hotel. 


Han pasado siete meses desde que los demonios de Jayden lo llevaron hasta Tullia y aún no ha conseguido enfrentarse a ellos. Mientras trata de recomponer su presente y asumir un doloroso pasado, se gana la vida haciendo chapuzas para los vecinos del pueblo. Amable, divertido, y con una personalidad encantadora, se ha convertido en ese amigo al que todos recurren para solucionar sus problemas. 

Una casualidad, o puede que el destino, une las vidas de Sara y Jayden. Dos almas rotas que, sin darse cuenta, empiezan a necesitarse para sobrevivir. Comienza el verano y, entre campos de lavanda, estrellas fugaces y luciérnagas, ambos descubrirán que, quizá, merezcan una segunda oportunidad.







Sara es una mujer común y corriente, madre y esposa, a punto de cumplir la treintena. Los años la han moldeado, han moldeado su personalidad jovial, risueña y soñadora, tal es así que atrás quedó la Sara que soñaba en grande y que era feliz, ahora tan solo posee un único rayito de felicidad, su hijo pequeño, su alegría y orgullo. 

Está ahogada en un matrimonio infeliz que sabe que ya no tiene salvación (aunque lo quiera negar y siempre justifique los malos tratos y la falta de atención que recibe de su esposo) pero de todos modos aún alberga la esperanza de que el amor no haya muerto del todo entre amos. Sin embargo, la dura realidad a la que no quiere enfrentarse es que allí ya no hay nada más, solo penas, reproches, dolor y una jaula de emociones y palabras cerradas bajo llave que no logra tener la valentía suficiente para abrirla. 

No obstante, la ilusión de una propuesta de su mejora miga Christina le cambiará la vida y nunca más volverá a ser la Sara retraída y que calla todo. 

En Tullia, un pequeño pueblo de La Provenza, Jayden está intentando afrontar el dolor del pasado mientras realiza algunos trabajos para los vecinos. Hace 7 meses llegó con su bolso, sus chapas identificatorias y unos grandes demonios comiéndole los talones… allí se quedó, en aquel pueblo pintoresco rodeado de campos de lavanda, para restablecer su presente y decidir qué será de su futuro. 

Un día en el pueblo se cruza con una chica de cabello largo y castaño, con unas maletas en el piso mientras lucha con su vestido de verano debido a la fuerte brisa. ¿Quién es aquella hermosa mujer y qué hace en el pueblo? Pronto se entera que llegó allí para reformar un Château que pronto abrirá sus puertas ante los turistas como un hotel. 


—Hola —la saludó antes de detenerse a su lado—. Deja que te eche una mano con eso.
La mujer levantó la vista del suelo, sonrojada hasta las orejas. Él se agachó y recogió el equipaje del suelo: una bolsa de mano y una maleta
—Gracias —dijo ella. […] —Esto es muy bochornoso
Jayden se esforzaba en no mirar hacia abajo, mientras apretaba los labios para no sonreír de forma descarada. La chica había logrado asir el bajo de la falda y la estiraba apretujando la tela entre sus puños.
—No te preocupes, a mí me pasa continuamente. Todo el pueblo conoce ya mis piernas. Aunque no son tan bonitas como las tuyas —comentó, e inmediatamente se arrepintió de haberlo dicho al ver cómo ella lo miraba, evaluándole—. Perdona. Era una broma. No lo de tus piernas, claro, porque eso sí iba en serio, son muy bonitas. Me refiero a lo que he dicho antes. Aunque lo de tus piernas no tendría que haberlo mencionado. Me ha hecho parecer un acosador. —Torció el gesto—. Esto tampoco debería haberlo dicho, ¿verdad? —resopló un poco agobiado—. No soy un tío raro, te lo juro. Cualquiera de por aquí te diría que soy completamente inofensivo. Un idiota inofensivo.
Poco a poco, la tensión de los labios de la chica desapareció y esbozó una lev sonrisa.
—Me lo tomaré como un saludo de bienvenida.
—Lo es. Y uno de los buenos. Normalmente un <<¿Qué pasa?>> es suficiente por aquí.

Con el paso del tiempo, y con un precioso verano asomando a la vista, Sara y Jayden comienzan a necesitarse más de lo necesario y eso resulta muy complicado y prohibido: ella está casada y el adulterio le resultaría una aberración, y Jayden sabe que Sara es intocable, sin embargo, el hambre por los besos y caricias se convierten más en una necesidad para sobrevivir. 

¿Casualidad? ¿Destino? Dos almas perdidas y desoladas que encuentran la oportunidad de sus vidas en el lugar más inesperado. Dos almas que se conocen en la peor de las circunstancias, un amor de verano con fecha límite, sin embargo, el mismo no está regido por el tiempo sino por la valentía. ¿Será Sara tan valiente como para finalmente arriesgarse a lo que puede ser el amor de su vida? Hay palabras que quizás nunca se dicen… pero que siempre se sienten. 


Qué enorme sorpresa encontrarme a una María Martínez diferente pero sin perder su gran destacado y atrapante estilo. Alejada del género New Adult, la autora se estrenó con este libro en el género del romance adulto y me encantaría decir que la calidad de esta historia (y de sus tantas otras) nos demuestra que es una gran y talentosa escritora. Es capaz de hacernos volar entre sus páginas ya sea cualquier género que se anime a escribir, logra enamorarnos de sus personajes y hacernos partícipe de cada una de sus historias. 

Si les digo que me gustó este libro es quedarme corta, es una novela sencillamente bellísima con una historia de amor que nos conquista y nos roba el aliento desde el minuto uno. La trama me sorprendió mucho porque no solo tenemos el amor como pilar, si no también algo de suspenso, acción y unos toques de drama, hay varias escenas capaces de arrancarnos lágrimas de pena pero de felicidad también. 

Los personajes son sencillamente humanos, reales. Para mí, Sara es una de las mujeres más reales que me he encontrado en el género de romance, es alguien que podés entender fácilmente, o no, porque así es ella, es complicada, temerosa, cobarde, retraída, cerrada y puede que sus cualidades no logren conquistarte y que pienses que sea “tonta”, “cobarde” (porque a las mujeres, y a todas las personas en general, por alguna estúpida razón hay que etiquetarlas), pero no, Sara es todo eso y más: no solamente es madre y esposa, es una mujer con deseos y sentimientos. Ella podría ser como vos, como tu madre, como tu abuela, como una amiga, porque mujeres como Sara hay en todo el mundo, mujeres como ella hay en todos lados. 


No sabía lo que era un beso caliente y apasionado, ni un abrazo cargado de tensión y ardor. Lo lograba recordar lo que era sentir el cuerpo desnudo de un hombre sobre el suyo, notarlo muy dentro, vivo y tan hambriento como ella. No lo recordaba porque eso tampoco lo había sentido, no de verdad. No sabía qué se sentía al estar con alguien que la deseara con una necesidad visceral. Y necesitaba todas esas cosas de una forma dolorosa, cada vez mayor. Emociones, sensaciones, sangre corriendo por las venas. 

Luego tenemos a Jayden que te roba el corazón desde su primera aparición, en serio, es espléndido su personaje. Es picarón, valiente, atrevido, amable, considerado y tiene tal personalidad encantadora que te arrolla. A pesar de esa máscara esconde muchas cosas que iremos descubriendo a lo largo de la historia, sobre sus hombros recae un doloroso pasado y que pronto con la ayuda de una joven y bella mujer de largas piernas irá enfrentándolo para afrontar un futuro mejor. 


También tenemos otros personajes secundarios que acompañan a la novela y que en sus cortas apariciones son quienes ayudan (o también dificultan) a Sara y Jayden. 

La historia de amor entre estos dos protagonistas me pareció muy bonita, dulce y fresca. Me encantó que de a poco fueran despojándose de sus capas, de sus temores, inseguridades, por sobre todo Sara, a quien más le costaba. Las cosas entre ambos no ocurren tan de golpe, y es primero la amistad y la confianza quienes les abren las puertas a algo más, a un amor bueno, paciente y confiable. 


—¿A qué le tienes tanto miedo?
Su voz sonó con una súplica desesperada y ella sintió que se le doblaban las rodillas al notar la firmeza en que sus las manos la apretaban con fuerza.
—A dejar de tenerlo –respondió casi sin aliento. Cerró los ojos cuando los labios de él descendieron hasta su mejilla y le acariciaron el oído.
—¿Por qué?
—Porque entonces volver a besarte ya no me asustaría. Ni lo que podría pasar después… si lo hiciera.
Jayden aspiró su olor y deslizó la mano por su espalda, de abajo arriba, hasta enredar los dedos en su pelo.
—¿Y si te dijera que yo también estoy asustado?
Ella echó a cabeza hacia atrás.
—¿Tú? —inquirió como si le costara creerlo.
—Sí. —Se miraron durante un largo segundo y luego él añadió con una sinceridad brutal—: Tengo miedo porque algo me dice que, pase lo que pase, vas a romperme el corazón.

De la prosa de la autora no podría decir más de lo que he dicho siempre hasta el momento, su pluma fresca y encantadora hace que quedes enganchada a las páginas del libro. Además me encanta que siga narrando desde en tercera persona, podemos disfrutar aún más de la trama. 

Algo que quiero decir antes de irme, ¡ese epíllogo fue de ensueño!

En síntesis, "Palabras que nunca te dije" es una historia de amor bellísima que te conquista lentamente desde la primera página. En casi 500 páginas, María nos transporta a los campos de lavandas en Tullia, nos invita a disfrutar de la lluvia de estrellas fugaces, a cazar luciérnagas durante la noche, y por sobre todo, nos regala una historia de amor de verano en donde las segundas oportunidades aparecen para cambiar la vida de Jayden y Sara.




6 comentarios:

  1. ¡Hola! No dejo de leer reseñas muy positivas de este libro y por el momento sé que no lo leeré pero ganas no me faltan. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Lo leí el año pasado y me gustó muchísimo, una historia muy bonita.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! No conocia el libro, pero me llama mucho la atencion la historia y todo lo que dices sobre él. No me gusta mucho el genero porque no suelo leer demasiado de él, pero este libro puede que llegue a gustarme. Asi que me lo apunto con muchas expectativas jajaja :3 Gracias por la recomendacion :D ¡Nos leemos!

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
  4. Holaa, qué padre que te gustara tanto el libro, uff, también fue una lectura que disfruté muchísimo el año pasado, es... ay, muy real todo, ella, él y la situación, a lo mejor yo lo habría hecho de otro modo pero me agradó cómo se fue dando todo :D
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Me gusta cómo hablas de los libros. Este no entra en los géneros que suelo leer pero tiene algo que me llama la atención así que puede que lo lea ^^

    Un saludo y por aquí me quedo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Yo también formo parte de la iniciativa Seamos seguidores, y ya te sigo, me encantaría que tú lo hicieras también.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta