sábado, 5 de marzo de 2016

Reseña: "Martina en tierra firme" (#2 Horizonte Martina) de Elisabet Benavent

Esperaba con tantas ansias poder empezar esta secuela, me mataba la ansiedad. “Martina en tierra firme” el último libro de la bilogía “Horizonte Martina”. Y hoy con un gustito agridulce al terminar la historia, les dejo la reseña. Eso si, si no has leído el primer libro (aquí les dejo la reseña), te recomiendo no leer esta reseña, ya que puede contener spoilers.






Martina es un mar de dudas. Ha roto radicalmente su comunicación con Pablo, ha dejado el Mar, pensaba que lo que tenía con el chef era especial y es duro reconocer que tal vez no es como te habías imaginado. Se ha dado cuenta de que se ha dejado llevar por alguien que es emocionalmente frenético y se siente avergonzada por haber perdido el norte por alguien que ni siquiera ha solucionado del todo su pasado. Sin embargo Martina ha huido y decide olvidarlo todo, pero no será tan fácil borrar de su vida ni a Pablo ni el Mar... algo se está gestando en su interior y no tiene el valor de afrontarlo. Tiene que tomar una decisión y está en juego su futuro.  
Por otro lado Amaia y Javi siguen en su eterno tira y afloja, él está enamorado de ella y ella no se atreve a tener con «su mejor amigo» una relación aunque se muere cada vez que él la acaricia, ¿conseguirán dejarse llevar?  
Sandra no quiere más decepciones y cree que ha llegado el momento de recuperar lo perdido: a su novio de toda la vida, Íñigo, pero ¿conseguirá ser honesta a lo que le dicta el corazón?





Pues, retomemos un poco la historia donde quedó en el primer libro.
Martina y Pablo peleados, debido a que Martina se enteró de algo que él ocultaba.
Amaia y Javi también un poco peleados entre ellos, con sentimientos mezclados
Y Sandrita, peleada con la vida.

Por un lado, Martina: se enteró de que Pablo todavía era un hombre casado, la gota que rebalsó el vaso. Y luego se entera de que ahora tiene a alguien gestando en su interior. Ufff, que difícil.
Amaia sigue diciéndose a sí misma que Javi no es para ella, Javi esta enamoradísimo de ella y ya no sabe más que hacer para hacérselo notar y saber.
Y Sandra sigue rasguñando su relación con Iñigo, su primera pareja desde la secundaria, y no le encuentra la vuelta a la vida.


Con una inesperada sorpresa como alguien creciendo en su interior, con miedo de enfrentar la realidad y aún peleada con Pablo ¿Qué hará Martina? ¿Le dará una nueva oportunidad a Pablo?


“—¿Sabes? Entre tú y yo no queda nada porque la jodiste. Puedes irte cuando quieras.
—Y no eres de las que dan segundas oportunidades, ¿verdad?
—Verdad.
—Debes de ser jodidamente perfecta para poder permitirte ese lujo —dijo con tono envenenado—. Nunca te equivocas. Nunca tienes miedo ni te asusta perder a nadie, ¿no? Espero de todo corazón que los demás no se porten contigo como tú estás haciéndolo conmigo.”


Gracias a todos los cielos existe Pablo Ruiz en esta historia. Destrozado por la pérdida de Martina, no puede creer que el pasado se las haya arreglado nuevamente para arruinar su presente. Pero ahora con esta inesperada noticia, él y Martina están muertos de miedo, y no hace mucho que se conocieron, no se conocen del todo ¿Entonces cómo van a lograrlo? Tendrán que aguantarse el miedo y las inseguridades e ir aprendiendo a la par.


“—¿Tienes miedo? —le pregunté al ver su expresión.
—Sí. No tenerlo sería una inconsciencia. ¿Y tú?
—Cada día un poco más.
—Pues no lo tengas. —Sonrió—. Deja que te lo sostenga yo.”



Pero hay un enorme problema, uno gordo. A Martina se le cruzaron todos los cables y se vuelve en esta persona tan depresiva, calla todas las cosas, no comporte como se siente, sus inseguridades y miedos en esta nueva etapa de su vida, sus sentimientos hacia Pablo, y sus celos. Y todo eso hace explotar a Martina, ella era como una bomba de tiempo. Y ese efecto rebote afecta a Pablo. Obviamente que él también tiene sus miedos e inseguridades y trata de ayudar a Martina pero eso no ayuda, el amor a veces no puede arreglar todos los problemas y defectos.
Después Amaia, que sigue teniendo sus problemas de autoestima y el tema de su peso y talla, y eso no pinta bien, obsesionarse con algo así, es dañarse a uno mismo. Su personaje decayó un poco, su alegría y diversión que nos tuvo entretenidas en el primer libro.
Y Sandrita, bueno… ¿qué decir? No aporta nada a la historia, siempre un ente. Sin rumbo en la vida, perdida, la envidia la come y solo es capaz de mirar su propio ombligo.

Lo que más me frustró de toda la historia fue Martina, en serio por el amor de Dios. Quería tirarme del pelo a tirones. Sus actitudes, todo lo que callaba y no decía, su incapacidad para expresarse. TODO. Eso es lo único negativo que le veo al libro, cómo cambió su personaje.

Y de Pablo no hace falta que hable, lo amé como amante, lo respeté como chef; es tan hermoso como persona, la fuerza y la perspectiva que tiene del amor y de la vida, comparándolas con el mar. Definitivamente se lleva el premio al Mejor Personaje, se roba toda la historia.


“—Te quiero —le dije. Ella se calló—. Joder, Martina, no te quiero. Yo te amo. Joder, se queda pequeño. Van a tener que inventar una palabra para nosotros, pequeña”


Me gustaría seguir contándoles más cosas, pero me temo a que no terminaría nunca y no las quiero spoilear mucho más.

¡ATENTAS, PUEDE SER SPOILER!
Hay temas tan importantes en este libro, como los miedos e inseguridades en nuestra vida, la depresión post parto, los miedos de ser padres primerizos, el temor y desesperación de perder nuestro amor, las promesas eternas…
Luego de terminar el libro, me quedé suspirando, la historia tiene ese final perfecto que todas queremos y ansiamos para Pablo y Marti. En ese epílogo, la autora nos enseña y nos muestra más sobre la vida, sobre cosas que están sobrevaloradas, la misma vida que valoramos, que reímos, que peleamos y lloramos. Las personas que entran y salen de nuestras vidas, las que se quedan para siempre y las que se despiden para siempre…

Aunque me hubiera gustado que el epílogo hubiera sido un poquito más corto, creo que algunas páginas estaban de sobra.


Les puedo asegurar que es una historia que no se pueden perder. Elisabet Benavent con su deleitante escritura y sus bellas palabras nos regala una excelente historia que no quieres que termine, ella nos da ese punto de vista sobre la vida misma. Reirás, suspirarás, llorarás. Voy a extrañar muchísimo a Pablo, Martina, Amaia y Javi.


Se me hace difícil solo elegir algunas frases, porque hay tantas cosas que Pablo en especial dice y piensa que son tan interesantes y maravillosas. Aquí les dejo algunas, tratando de no darles spoilers.



  • “Cuando descubres a qué sabe algo que habías mantenido lejos por miedo a que te gustase demasiado..., es imposible olvidar su sabor”


  • “Así somos las mujeres; incapaces de aceptar que la perfección no existe (y que si lo hiciera sería soberanamente aburrida) cogemos aquello que consideramos nuestras faltas y lo convertimos en una herida que, de tanto rascar, no dejamos cicatrizar jamás. Sufrimos y disfrutamos de culparnos por no ser lo suficientemente delgadas, sociables, guapas, altas, bajas, listas, ricas, cariñosas, por tener un pelo de mierda, no tener tobillos... o no poder tener hijos. Y lo que en realidad desconocemos es que ninguna de esas cosas sería capaz de darnos la felicidad absoluta porque la felicidad absoluta no existe”


  • “— […] No quiero vivir la vida con esa intensidad. Duele mucho. Y me da miedo. Pablo me da un miedo atroz.—A veces el amor da un miedo que te cagas, pero... más miedo da pasarse la vida pensando que dejaste escapar la oportunidad de vivir algo realmente especial”


  • “—¿Sabes lo que es realmente el amor?—¿Qué?—La confianza necesaria para hacer esto.Dicho lo cual levantó una pierna, se tiró uno de los pedos más ruidosos que he escuchado en mi vida y cerró la puerta, dejándome sola y alucinada. La madre que la parió”








5 de 5 frutillitas






¿Ya leyeron esta bilogía? ¿Leyeron algún otro libro de esta autora? 




4 comentarios:

  1. ¡Holaa!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, se han cargado el personaje de Martina en este libro, y eso me decepcionó mucho.
    Quizás si fuera un pelín más corto me gustaría mucho más la historia... Con lo que más me quedo en estos libros es con Pablo Ruíz, es EL HOMBRE PERFECTO!
    Un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía muuuucho tiempo que no leía un personaje masculino tan bueno como Pablo Ruiz, se roba toda la atención y el protagonismo en esta historia. Se ganó un lugarcito en mi corazón

      Eliminar
  2. ¡Hola! no he leído la primera parte pero hay algo que no termina de llamarme de estos libros. Investigaré un poco a ver si me animo a leerlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo que estás buscando es una comedia romántica, con una mezcla de contenido sexual, te la recomiendo. Te reirás y probablemente te cautive Pablo, el personaje masculino principal que se roba toda la historia.
      besitoos!

      Eliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta