viernes, 6 de abril de 2018

Reseña: "Egomaniac" de Vi Keeland


The night I met Drew Jagger, he’d just broken into my new Park Avenue office. I dialed 9-1-1 before proceeding to attack him with my fancy new Krav Maga skills. He quickly restrained me, then chuckled, finding my attempted assault amusing. 

Of course, my intruder had to be arrogant. Only, turned out, he wasn’t an intruder at all. 

Drew was the rightful occupant of my new office. He’d been on vacation while his posh space was renovated. Which was how a scammer got away with leasing me office space that wasn’t really available for rent. I was swindled out of ten grand. 

The next day, after hours at the police station, Drew took pity on me and made me an offer I couldn’t refuse. In exchange for answering his phones while his secretary was out, he’d let me stay until I found a new place. I probably should have acted grateful and kept my mouth shut when I overheard the advice he was spewing to his clients. But I couldn’t help giving him a piece of my mind. I never expected my body to react every time we argued. Especially when that was all we seemed to be able to do. 

The two of us were complete opposites. Drew was a bitter, angry, gorgeous-as-all-hell destroyer of relationships. And my job was to help people save their marriages. The only thing the two of us had in common was the space we were sharing. And an attraction that was getting harder to deny by the day.




Con esta novela finalmente me estreno con Vi Keeland, una autora norteamericana bastante famosa por sus historias del género New adult, y como a mí me encantan este tipo de historias no podía pasar la oportunidad de conocer a esta escritora. Tal es así que decidí comenzar con “Egomaniac”, historia que el año pasado estuvo nominada en los Goodreads Choice, así que ahí vamos con la reseña. 

En esta novela tenemos a Drew Jagger un exitoso abogado especialista en divorcios quien está llegando a su oficina luego de unas paradisíacas vacaciones en Hawaii, y lo que nunca pensó es que hubiera un intruso irrumpiendo allí, y menos que a ese extraño se le viera el culo. 

Emerie es nueva en la ciudad de Nueva York y encontrar una oficina para atender a sus pacientes no ha sido tan complicado y costoso después de todo, un pisito en una de las mejores partes de la ciudad de La gran manzana y a buen precio parece ser su sueño cumplido. Sin embargo, una noche en su oficina repentinamente aparece un intruso que le da un susto de muerte justo cuando tiene el culo al aire, bueno lo del culo se puede explicar, es que la chica comió una hamburguesa gigante y la falda no le dejaba respirar. ¿Y el intruso? ¿Que dice ser el dueño de la oficina y que nunca estuvo en alquiler? Su peor pesadilla ha comenzado… 


“I’d like to report a robbery.”
“Robbery?” I arched an eyebrow and looked around. A lone folding chair and crappy metal folding chair were the only furniture in the entire space. “What exactly am I stealing? Your winning personality?”
She amended her complaint to the police. “A breaking and entering. I’d like to report a breaking and entering at 575 Park Avenue.” She paused and listening. “No, I don’t think he’s armed. But he’s big. Really big. At least six feet. Maybe bigger.”
I smirked. “And strong. Don’t forget to tell them I’m strong, too. Want me to flex for you?” 

A partir de este encuentro inesperado Emerie se queda sin piso y digamos que Drew todavía queda impresionado tras ver el trasero de la chica, ¡Drew, despierta! Pero este hombre no es tan desalmado como parece y decide ayudar a la chica de Oklahoma a realizar la denuncia, y bueno, digamos que un montón de disparates suceden en la estación de policía. 

Luego de haber pasado las horas más descabelladas en la estación Drew no quiere que Emerie se quede sin un espacio para su trabajo y decide ofrecerle un trato: ella puede atender sus llamadas y ocupar parte de su oficina hasta que encuentre un nuevo piso. Claro que para Emerie es una propuesta muy jugosa, pero una vez que comienza a verlo día y noche en el trabajo las cosas comienzan a complicarse. 




Los dos son completamente diferentes, él es un amargado en cuanto a las relaciones y se encarga de ponerle fin a los matrimonios, y ella es una terapeuta matrimonial que cree en el amor, así que digamos que las chispas saltan entre los dos cada vez que se embargan en una discusión. Lo único que los dos comparten es el espacio de trabajo, pero la atracción de cada día es más difícil de negar y controlar. 
¿Podrán mantener las manos apartados del otro? 


“You have three seconds to get out of my office. Otherwise you’re giving me permission to do whatever I want with you.”
I swallowed. My voice broke as I held his gaze.
“I came in here to yell at you.”
“I like it when you’re angry.” He paused. “One.”
“You like it when I’m angry?”
“I find it turns me on. Two.”
“You won’t do anything at three if I tell you to stop.”
He inched even closer. “Of course not. You trust me. But you won’t tell me to stop.” He paused. “Last chance.”
I stood frozen as he counted off his last number. “Three.”
Before I could object, his mouth crashed down on mine… 

Y con esta sencilla trama la autora nos presenta una historia cómica, divertida, amena y que engancha mucho. Entre situaciones cómicas, algunos secretos que se van desvelando y escenas picantitas Vi Keeland me hizo pasar un muy buen rato, ¡no podía parar de leer! 

Tenemos a dos personajes totalmente opuestos, por un lado Drew Jagger, el típico mujeriego y arrogante abogado con éxito que se rehúsa a volver a enamorarse; él no cree en el amor y justo cuando conoce a Emerie, una fiel creyente del amor que se dedica a ayudar a las parejas a salvar sus matrimonios, Drew no puede evitar picarla y hacerla enojar, ¡le encanta! 


“I'm sorry for looking at your ass."
"When did you look at my ass?"
"Every chance I get?"
"Apology accepted.” 

Emerie no puede evitar querer tirarle algo por la cabeza a Drew cada vez que interfiere con su trabajo, pero esos tira-afloja son la clave de que su corazón se acelere cada vez que él la provoca. 

Me encantaron ambos protagonistas, cada uno tiene lo suyo, además tanto Drew como Emerie le ponen voz a sus partes, así que de esa manera de Drew conocemos más su pasado y por qué odia el amor, y de Emerie sabemos cuál fue la verdadera razón por la cual decidió mudarse a Nueva York. 

El amor entre ambos no sucede tan deprisa como temí que lo hiciera, con esto quiero decir que pensé que habría un insta-love inmediato pero no lo fue así y me pareció genial, ya me están poniendo un poco fastidiosa que se enamoren apenas se ven. 


“I don't have it all planned yet, but we'll figure it out. It won't be easy, but it'll be worth it. I love you, Emerie. I'd go three hundred sixty-four days thirsty if it meant I got to drink you in for just one.” 

Esta novela es la perfecta opción para desconectar de todo o cuando necesitas leer algo ligerito y divertido. Además la pluma de la autora me pareció muy llevadera y enganchante, y algo que me pareció muy bueno fue que no recurriera a la necesidad de poner tantos dramas y embrollos, Vi Keeland es un ejemplo de que en una historia no hace falta que haya dramones de telenovelas para que sea enganchante. 

Debo decir que tenía muchas expectativas y esperaba algo más, sin embargo, y a pesar de mis impresiones, la historia me gustó muchísimo y la leí en un solo día, ay y ese epílogo, qué adorable. ¡Totalmente recomendable! 
  
En definitiva, "Egomaniac" es una historia divertida, sexy y cautivadora que te hará pasar un buen rato. Con una trama sencilla y nada del otro mundo, Vi Keeland logró cautivarme y hacerme pasar un muy buen rato junto a Drew y Emerie, dos personas totalmente opuestas que se conocen en la situación más embarazosa del mundo y que nunca pensaron que de allí podría salir algo más, como que sus corazones terminen enlazados. 




7 comentarios:

  1. ¡Hola! Yo no suelo leer en inglés pero parece la clase de lectura que normalmente me gusta. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me alegra que te haya gustado^^ La verdad es que nunca había dado con este libro y parece bastante divertido y ligero, pero ahora mismo no me interesan demasiado este tipo de lecturas. Aún así, me alegra mucho que te haya gustado, aunque te esperaras un poquito más^^

    ¡Nos leemos!
    Lua.

    ResponderEliminar
  3. Hoola!! No soy de leer en inglés porque aunque se me da bien, siento que no me entero ni de la mitad de las cosas
    La novela pinta a estar bien, así que si algún día me animo con algo en este idioma, le daré una oportunidad
    Un beeso!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    No conocía este libro, pero después de lo que has dicho de él, me han entrado unas ganas tremendas de darle una oportunidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hooooola!
    Ay, a mí me encantan este tipo de historias. Es verdad que la trama no es especialmente elaborada pero igualmente me engancha y me entretienen muchísimo. Me alegro mucho de que esta primera toma de contacto con la autora te haya ido tan genial.

    ¡Mil besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Ari!!!
    Me alegro que te haya encantado esta historia, a mi me fascino!! Es tal cual decís, una historia amena y super divertida, y gracias a dios no es un insta-love porque los detesto!! jajaja
    Vi Keeland es magnifica, leí otros libros de ella y son geniales, te recomiendo que sigas indagando!!

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  7. Vi es una autora que me encanta!!! Todos sus libros tienen el mismo esquema y suele ser muy repetitiva pero adoro todas sus historias y los hombres tan alsdalskjdalks que presenta en cada libro. Siempre termino media enamorada jaja. Este no fue mi favorito pero me pareció entretenido. Te recomiendo Stuck up suit!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta