viernes, 27 de abril de 2018

Reseña: "Los chicos del calendario. Agosto, septiembre y octubre" (#4 Los chicos del calendario) de Candela Ríos


 Me llamo Candela Ríos. Supongo que a estas alturas del año no hace falta que te expliqué quién soy o por qué estoy recorriendo el país de norte a sur y de este a oeste. Los chicos del calendario ha llegado a su ecuador y cada vez estoy más cerca de acabar esta aventura. Cada mes he vivido una experiencia única y he conocido a personas maravillosas con las que he aprendido lecciones inolvidables. 

En agosto, septiembre y octubre visitaré tres nuevas ciudades para continuar con mi búsqueda de un hombre que valga la pena y me haga cambiar de idea sobre el sexo opuesto. Aunque ¿queréis saber algo? Creo que empiezo a atisbar lo que buscaba… No tanto al hombre en sí, sino la respuesta. Empiezo a entender que todo es cuestión de perspectiva o del momento vital de atravesamos… Y que la cuestión no es tanto dar con ese ejemplar perfecto y único en su especie, sino encontrar ese chico cuyo momento coincida con el tuyo y haga que este caos que es el día a día sea tan intenso que ya no te importe subirte a la montaña rusa del amor. 


#1 Los chicos del calendario. Enero (x)
#2 Los chicos del calendario. Febrero, marzo y abril (x)
#3 Los chicos del calendario. Mayo, junio y julio (x)
#4 Los chicos del calendario. Agosto, septiembre y octubre
#5 Los chicos del calendario. Noviembre y diciembre





Esta reseña contiene spoilers de los libros anteriores. 

Ya hacía un tiempito que había dejado a un costado la historia de Candela, es que con tantas lecturas pendientes y novedades se me pasó de largo seguir continuando con su historia. De todos modos, y una vez que se habían publicado los últimos dos libros restantes que me quedaban por leer, aproveché continuar con esta entretenida historia y seguir acompañando a Cande a lo largo del país con su proyecto de Los chicos del calendario cuyo fin es encontrar un hombre que verdaderamente valga la pena. 

Nos remontamos a aquel final de infarto que fue el anterior libro, Candela está en el aeropuerto a punto de embarcarse a su avión, aparece Víctor con promesas y hermosas palabras en la boca, pero de repente ella recibe una llamada que le pone el mundo al revés. No me esperaba para nada esa noticia y recuerdo que terminé con la mandíbula desencajada, a la autora le gustó dejarnos anonadadas. 

Así es que en esta ocasión, en los meses de agosto, septiembre y octubre nuestra protagonista vivirá unos meses muy movidos, se subirá a una montaña rusa y no podrá bajarse de ella.
En agosto vuela a Londres para visitar a Salvador y su corazón se encuentra entre la espada y la pared. Muy profundamente sabe que lo sigue amando a pesar de las tantas veces que le rompió su corazón, sin embargo esta vez se arriesga a decir en voz alta esas dos palabras que le escuecen en el pecho, y una vez más, sale lastimada. Una vez más, Salvador le rompe el corazón. 

Joder, esto, esta locura solo me sucede con ella.
Durante un segundo temo que no me devuelva el beso, que se parte y me diga que no quiere volver a verme más. Tal vez sería lo mejor, pero entonces su cuerpo se funde con el mío, no sé explicarlo de otra manera; los dedos que tiene en mi pelo se aflojan y me acarician, y sus labios responden a las bruscas peticiones de los míos.
Su sabor es mucho mejor que cualquier medicina y mientras Canela me besa siento que puedo con todo, que incluso puedo quedarme con ella. Aprieto las manos en sus nalgas y la pego a mí; no quiero que nada nos separe y mis gemidos, los suyos, se mezclan en cada beso y pienso que ella tiene razón; soy un idiota. Porque solo un idiota creería que puede sobrevivir sin besos como estos a diario. 

Pero eso no es todo lo que ocurre en agosto, el chico del calendario de ese mes se llama Nacho, un antiguo amigo de la infancia de Cande. Él es un guarda forestal que lleva adelante un proyecto llamado Valiente, el cual trata sobre la concientización del bullying. Y con este chico de agosto nos llevaremos una gran sorpresa, no todo es lo que parece. 

En septiembre Cande hace nuevamente las maletas rumbo a Marbella donde la espera Benjamín, un reconocidísimo pastelero de un reality show. Luego de sus muchos escándalos y errores, lleva años metido en un proyecto apasionante, y tanto él como Cande terminan aprendiendo mucho de los dos. 

Y por último, el chico de octubre se llama Adrián, un joven viudo que ha perdido a su esposa, pero a pesar de su dolor y tristeza acepta participar en Los chicos del calendario porque así se lo pidió su mujer, convencida de que esa manera su marido no se quedaría encerrado en su garaje. 

Si la vida de Cande ya es una aventura con tantos chicos y meses de aventuras y viajes, agreguémosle sus problemas amorosos, ¡y madre mía, cuánto drama! No solo está Salvador en su corazón, si no también Víctor, el chico de marzo que no puede dejar atrás. Entre idas y venidas, confusiones y dramones, Candela empezará a escarbar en su corazón a quién quiere realmente. 

¿Estás preparada para descubrir con quién se quedará Cande? 

La verdad que me gusta mucho el estilo de esta historia, fresca, amena y divertida, ideal para leerse en verano, sin embargo sentí que esta cuarta parte perdió gran esencia de ese estilo, y entiendo que al alargar tanto la historia para encajarla en 5 libros termine perdiendo un poco de su gracia. 

En esta cuarta parte me encontré con un triángulo amoroso que desvirtuó la esencia de la historia y que terminó por volverse el punto principal de la misma, a eso sumémosle las actitudes de los personajes, de lo más irracionales e irritables.
A ver, hablemos exclusivamente del triángulo amoroso (y que tantas veces me hizo poner los ojos en blanco). Resultó agobiante y mareador tener que leer a una Candela que no se decidía ni por uno ni otro, todo muy dramático. Por un lado quería a Salvador a su lado y por otro lado recurría a los brazos de Víctor en busca de consuelo, y eso es lo que más me molestó, que utilizara a Víctor de esa manera y que el muy idiota (porque sí, él es demasiado bueno e imbécil) ni siquiera le parara los pies. Creo que las actitudes de los tres personajes eran irracionales y sin sentido.



—¿Qué somos, Candela?
—¿Cómo…? ¿Qué quieres decir?
Se supone que Salvador no habla de nosotros, que él o miente o dice verdades a medias. O me echa de su lado. O me vuelve loca con sus besos.
Baja los brazos y le veo abrir y cerrar los dedos.
—¿Cada vez que nos peleemos correrás a buscar a Pastor?
Se me queda cara de pez y tardo varios segundos en reaccionar; de hecho, abro y cierro la boca unas cuantas veces antes de conseguir hablar.

—¿Y tú? ¿Cada vez que te pase algo importante me echarás de tu lado y te lo callarás para solucionarlo tú solo? 

Tanto Salvador como Víctor me encantan, y también me entran ganas de abofetearlos. Creo que Salva es el personaje más confuso y desconcertado de todos, primero le dice a Candela que la quiere, luego que no y así constantemente, ¡un poquito de coherencia, hombre!. Y por otro lado, Víctor es tan bueno y paciente que Candela juega con él y sus sentimientos, si bien sabemos que está loco por ella (o eso cree) pienso que es un tarado por dejarse ilusionar. Víctor definitivamente necesita a alguien mejor. 


—Sé que no quiero perderte, Víctor. Siento haber estado tantos días sin ponerme en contacto contigo y siento haberlo hecho hoy después de que tú me dejases ese comentario en el video. Lo siento. Siento haber estado ausente.
—No te preocupes.
—Sí que me preocupo, tú no te mereces esto. No te mereces que te arrastre al caos de mi vida.
—Eh, para, Cande. Por si no te ha quedado claro, quiero formar parte del caos de tu vida.
Ella se queda en silencio y mientras no habla me maldigo por haber sido tan directo, pero, joder, una cosa es que no la presione y otra que le mienta. Y no quiero ocultar lo que siento. Por una vez en la vida que me pasa esto, no quiero disimular ni callarme.

Cambiando de tema, la trama de los demás chicos del calendario de estos tres meses me mantuvo entretenida, a los dos primeros los conocemos a fondo pero del último chico sabemos muy poco y nada, pareciera que a la autora se le habían acabado los cartuchos, además hubo varios capítulos que me sobraron y que no me agregaron nada.

Algo que me gustó fue que no fuera solamente Candela quien relatara su historia, si no también Salvador y Víctor, así que de esa manera podemos aprovechar para saber qué les rondaba por su cabeza y corazón. 

Con todo lo dicho quizás piensen que no me gustó esta cuarta entrega, al contrario, no es una mala continuación, pienso que está bien, es entretenida, mantiene un buen ritmo y sinceramente creo que ya es hora que la autora deje de seguir exprimiendo este triángulo amoroso.


En definitiva, "Los chicos del calendario. Agosto, septiembre y octubre "es una buena continuación aunque esperaba un poco más. En mi opinión la historia termina perdiendo gran parte de su esencia debido al gran peso que termina tomando este (irritable) triángulo amoroso, sin embargo, me quedé con las ganas de saber cómo terminará definitivamente todo.



7 comentarios:

  1. Hoooola! Yo siento un amor odio con estos libros. Hay cosas que me llaman mucho como la trama, me parece súper original pero después me echa para atrás que sean cinco libros y que haya tantos chicos, porque seguro que se queda con el que no me gusta!! Es una pena que este no haya cumplido todas tus expectativas, espero que el último sea mejor y acabe bien. Ya nos contarás!
    Un beeso

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! A mí el triángulo amoroso tampoco me llegó a convencer del todo pero en general me pareció una saga muy buena y divertida. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Tengo pendiente de leer este libro, a ver si lo leo en breve.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Esta saga me llama un montón la atención, me parece muy divertida y original. ¡No he leído tu reseña porque me da miedo comerme algún spoiler!

    Soy nueva por tu blog y me quedo por aquí. ¡Te invito al mío!

    Un besito, Mo-

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Aunque esta saga no tiene nada vanguardista, he de reconocer que disfruté mucho con ella y quiero leer los futuros libros de su autora.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola.

    Pues me hubiera gustado leer esta serie, y quizás lo hubiera hecho conforme fueron saliendo, pero sinceramente ahora me da mucha pereza el ponerme a leer tantos libros, así que quizá lo haga más adelante, pero de momento sigue quedando pendiente.

    Besos. :D

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! No he leído aún ninguno de los libros de esta saga pero me llaman mucho la atención, así que en cuanto pueda, me animaré con ellos :) ¡Un besito!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta