martes, 10 de mayo de 2016

Reseña: "Persiguiendo a Silvia" (#1 Universo Silvia) de Elisabet Benavent

Después de leer la bilogía de Horizonte Martina, me quedé con muchas ganas de leer más de Elisabet Benavent. Ahora fue el turno de “Persiguiendo a Silvia”, la primera parte de Universo Silvia. Aquí va mi reseña



Y tú ¿qué estarías dispuesta a hacer por amor?
Si disfrutaste con la saga Valeria, ¡Engánchate al fenómeno Silvia!¡Te vas a enamorar!
Silvia trabaja en una importante multinacional y está perdida.Silvia necesita encontrar a alguien para olvidar a Álvaro.
Álvaro es su jefe y acaba de romperle el corazón.

Bea, su mejor amiga, le propone un viaje.Y allí Silvia se encuentra con Gabriel...

Gabriel es una estrella de rock y también tiene problemas.

Silvia y Gabriel conectan desde el principio.Y pronto descubrirán que ese encuentro cambiará sus vidas.






Actualmente Silvia está tratando de superar su ruptura con Álvaro, quien a la vez es su jefe que está muy bueno y encima él no se la  pone nada fácil. 

Silvia es una joven alegre, chiquilina, algo inmadura y toda una drama queen. Y su ex es todo lo opuesto a ella, frío, sin sentimientos, un total imbécil que no cree en el amor.

Ahora le toca a Silvia olvidarse de él, y con su mejor amiga Bea, se van de vacaciones a una hermosa playa. Una noche de madrugada sentada en la playa ahogando sus penas en llantos, se encuentra con Gabriel, un misterioso muchacho que estaba allí también. Que sorpresa se lleva Silvia al darse cuenta que Gabriel es un exitoso cantante que solía estar en una famosa banda de rock, ahora solista super reconocido.
Charla que va, charla que viene, ambos terminan conectando y comienzan una linda relación de amistad.

Ésta Silvia está dividida en dos, por un lado sigue enamorada de Álvaro, y por el otro sabe que debe superarlo, y ahí es cuando aparece el sexy cantante. El libro está dividido en dos partes, el pasado de Silvia que nos cuenta su relación con Álvaro, y su presente tratando de superar su ruptura mientras conoce a Gabriel.

En su pasado vemos a una Silvia decidida, chiquilina, inmadura y muy alegre. En cuanto a su relación con Álvaro, sinceramente fue una mi*rda. Lo odio y lo desprecio a Álvaro, es tan frío e insensato con ella, no es capaz de decir ni un “te quiero”. Silvia por su parte pierde gran parte de su personalidad y alegría al estar con ese amargado.



En todo capítulo que se relata sobre su relación había una escena de sexo, lo que me agotó y me hizo reafirmar aún más la idea de que Silvia y Álvaro solo fornicaban como animales sin ninguna pizca de amor, como si su relación solo se basara en sexo desenfrenado. Además eso de menospreciar a Silvia por todas las meteduras de patas que se mandaba. A ver, Silvia es una mujer divertida que hacía bromas y era inmadura,  pero él la reprendía por cualquier mínima cosa que hacía.

“—Silvia… —me llama.
—¿Qué? —Pero ya sé lo que va a decir.
—No hagas tonterías. No hagas nada de eso que sueles hacer. Piensa un poco antes de hacer por una vez. Deja de guiarte por impulsos suicidas. Sé normal, joder.
Sonrío con tristeza sin soltar el pomo.
—Si fuera normal… ¿qué me haría especial?”

En esta historia, vemos a una Silvia persiguiéndose a sí misma, ella tiene que encontrarse de nuevo con su yo. Álvaro no es más que agua pasada, mala hierba, y me entraban ganas de darle un par de cachetazos a Silvia por rebajarse tanto por él. Ya sé que lo amaba mucho, pero no quería darse cuenta que él le hacía mal. El amor es ciego a veces…
Me gustó mucho Silvia es una mujer muy divertida, cree en el amor y en ese felices para siempre. Ella cuando ama, ama con todo sus sentidos, con su alma y su cuerpo.

“Quiero tatuarme algo que signifique amor y que al mirarlo
me recuerde que lo merezco. Es lo único que he buscado siempre en la vida. Con mis amigas, en mi familia, con los hombres. Quiero que me quieran. Y quiero querer hasta volverme loca. No sé si esas cosas existen, pero si no lo hacen, deberían”


En la historia tenemos al dulce de Gabriel que nos guarda sus secretitos. Se siente muy conectado con Silvia y es la única persona que no está a su alrededor por su dinero o fama. Un joven melancólico, lleno de tatuajes y toda esa actitud de rockero sexy, con un pasado lleno de mujeres, dinero, drogas, alcohol… pero a pesar de todo el peso de la fama y también su mala fama, tiene un lado precioso que me hacía morir de ternura. 




Y lo que más me gusta es que Silvia puede ser ella misma cuando está con él. Él la lleva por esos lados de la vida que nunca antes ella vivió con su aburrida relación con Álvaro. Si bien entre los dos hay una terrible tensión sexual, ambos clavan los frenos para no arruinar su amistad, una relación que no se trata de sexo, una relación que va más allá. 

Aunque hay un problema, Gabriel no cree en el amor, algo que le hace plantear a Silvia si realmente le conviene enamorarse de él.

“—Me da rabia, ¿sabes? —dice mientras se los pone—. Me da rabia no quererte con ese amor romántico en el que no creo. Tú mereces que alguien te quiera así. ¿Por qué no puedo ser yo? Eres la única capaz de hacerme sonreír, me gustas físicamente y no te saco de mi cabeza ni un momento.
¿Por qué no puedo darte lo que quieres?”

Esperaba poder encontrar más sobre Gabriel, su personaje es secundario en esta parte, ya que Álvaro era más principal. Cada vez que se trataba de Álvaro era como querer darle muchas patadas en su entrepierna, y cuando se trataba de Gabriel me daban ganas de besarlo por toda la cara.
Soy team Gabriel



Elisabet Benavent siempre realizando un excelente trabajo, hace que me encariñe con sus personajes, y se sientan tan vivos. El libro es muy llevadero y no puedes parar de leerlo, con ese toque de comedia tan característico de Beta Coqueta.-
 Estoy deseando que Silvia encuentre esa felicidad que se merece con Gabriel. 


Éstas son algunas de mis frases favoritas:



“—Bah, no me vengas con esas. Pareces una tía inteligente, no puedes pensar así.
—¿Que el amor es ciego?
—En el amor en general. La cuestión es esta: nos fijamos en las tías que nos la ponen dura. Si molan, nos quedamos con ellas. Si no molan, nos hartamos y a otra cosa. Y si una tía te la pone dura y te mola, pues ya te piensas lo de tener hijos y esas cosas. A vosotras os pasa lo mismo. Es cuestión de costumbre y sexo. No hay amor. Eso nos lo hemos inventado”


“—Gracias —le digo con la cabeza enterrada en su pecho, oliéndole.
—No. Gracias a ti.
Nos separamos un poco y mirándole, con sus manos asiéndome la
cintura, le preguntó por qué iba a tener él que darme las gracias.
—No lo sé. —Se encoge de hombros—. Solo… tengo la intuición de que tú serías capaz de salvarme”
  

“—No sé qué habré hecho para merecerte, pero debió de ser muy bueno
—murmura”


“—Siempre que me tocas amenaza con reventarme el pecho… —susurra. Y es verdad. Le cabalga enfermizamente rápido y fuerte —. Te quiero. Mucho. Y me perturba tanto que no sé cómo calmarlo”






4 de 5 frutillitas.





Me fascinan las historias de Beta, sus historias son hermosísimas.

¿Ya leíste esta bilogía? ¿Leíste algún otro libro de esta autora?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta