martes, 20 de marzo de 2018

Reseña: "La venganza de Ramsay" de Mia Sheridan


Brogan Ramsay ha vuelto a la vida de Lydia De Havilland, y ya no es aquel muchacho sensible y tranquilo que ella recuerda; se ha convertido en un hombre poderoso…, un hombre que busca venganza: Brogan no olvida que Lydia es la chica que lo engañó de la forma más cruel, dejando su corazón destrozado y a su familia en la calle…, pero tampoco olvida que es la única mujer capaz de quitarle el aliento, la única que sigue firmemente afincada en su alma. La única a la que puede amar. 

Lydia De Havilland ya no es la princesita que por un capricho adolescente sedujo a Brogan Ramsay cuando este era uno de los peones del rancho de los De Havilland…, aunque ella nunca olvidó el escalofrío que experimentaba cuando él estaba cerca. Ahora Lydia tiene que enfrentarse al reencuentro con Ramsay y no se imagina qué podrá sentir en su presencia. 

La venganza de Ramsay es una historia de traición e ira que nos habla de lo delgado que es el velo que separa el odio del amor, de la fuerza que puede llegar a tener el arrepentimiento y de lo poderoso que es el perdón. Porque cuando intentamos infligir dolor a los demás, invariablemente, es nuestro corazón el que sale más herido.






Hace muchos años atrás, Brogan Ramsay era tan solo un adolescente sensible, soñador y tranquilo que cumplía su labor como jardinero en la propiedad de los De Havilland. Siendo tan joven era el único sustento de su familia ya que su padre se dedicaba a la bebida y su hermana pequeña estaba enferma y necesitaba de todos los cuidados, tal es así que se dedicaba a cuidar de la tierra mientras una jovencita rubia y bonita se lo consumía con los ojos entre las sombras.
Lydia no podía apartar los ojos de aquel hermoso joven irlandés que tantos sentimientos le despertaba, había algo en él tan diferente a los chicos de su edad que se moría por descubrir pero a la vez no podía hacerlo, él era el jardinero y ella la hija de su jefe. 


Pero una vez que la atracción y el amor llaman a la puerta solo es cuestión de tiempo de hacerlos entrar, y es así que Lydia y Brogan dan el primer paso del inicio y el fin de todo, un encuentro repleto de besos que finaliza de la peor manera.
Engañado, furioso, humillado y con el corazón roto Brogan se marchó de la propiedad de los De Havilland dejando atrás a la chica de sus sueños que lo traicionó. A partir de ese momento decidió vengarse de los De Havilland, nadie nunca más lo obligaría a arrodillarse y suplicar. 


Con el paso del tiempo, nos encontramos con un Brogan dispuesto a poner en marcha su plan de venganza y que de una vez por todas se calme esa furia dentro de su pecho. Él ya no es el mismo adolescente tranquilo y vulnerable que solía ser, ahora es un hombre joven poderoso decidido a cobrar su venganza. Así es que una noche durante una mano de póker obtiene la empresa de los De Havilland a manos de Stuart, el hermano mayor de Lydia, un hombre perdido, mezquino y egoísta quien lo sacó a patadas a él y su familia tantos años atrás. 

Sin embargo, los años no solo han cambiado a Brogan sino también a Lydia. Ella ya no es la misma chiquilla egoísta y engreída, sus acciones lastimaron a muchas personas, especialmente a una en especial, su amor de la adolescencia. Con Brogan metió la pata bien hondo y nunca pudo disculparse debidamente, y esa pena la ha acompañado durante todo su crecimiento.
No más errores, es hora de hacerse cargo, y así es como ha vivido Lydia sus últimos años, haciéndose cargo de la empresa familiar y de cuidar de su despreciable hermano mayor. Al sobrevivir tanto tiempo con las malas decisiones que Stuart tomó en la empresa y de solucionar sus problemas finalmente acontece algo que nunca pensó que alguna vez sucedería, un recuerdo del pasado colisionará su presente y futuro. 


Cuando Lydia se presenta ante el nuevo propietario de su empresa, escalofríos le recorren por todo el cuerpo, Brogan, su Brogan, ya no es el mismo chico del que se enamoró tantos años atrás. Ahora es un hombre frío, poderoso, calculador y decidido a cobrar su venganza; aunque le cueste y duela volver a verlo en esas circunstancias, Lydia no se rendirá ante la oportunidad de volver a obtener la empresa y hará todo lo que esté en sus manos para volver a recuperarla.
Lo único que Brogan ve en Lydia es traición y dolor, pero ella sigue muy arraigada a su corazón y eso lo confunde mucho más. Pero no debe trastornarse más, ahora le pagará con la misma moneda, la hará trabajar en su casa como una vez él lo hizo en la suya, y le hará pasar la mayor de las humillaciones, servirle a los de su misma clase. 


¿Podrá Lydia soportar tantas humillaciones? ¿Cumplirá Brogan su venganza? Aunque en el proceso ambos tendrán que cuidar de sus corazones, porque estarán expuestos a que el amor sane las heridas. 


La había amado, con un amor salvaje y juvenil. Pero en realidad había amado a una chica que no existía, y necesitaba recordármelo a mí mismo. Había amado una idea, una imagen, una cara bonita y un cuerpo atractivo. Y aunque… aunque eso fuera cierto, ¿por qué me hacía sentir esta incontrolable necesidad? ¿Esta inexplicable confusión de voracidad y deseo? […] Y por eso necesitaba exorcizarla desde la parte que todavía la reclamaba. Necesitaba romperla como ella me había roto a mí, y después deshacerme de ella. El amor que había sentido era falso, basado en mentiras. Y si el amor era falso, el odio era falso también. La iba a arruinar, a humillar, y luego, por fin, tendría paz. Lydia nunca había llegado a conocerme de verdad.

Cada vez que leo algo nuevo de esta autora siempre termino reafirmando más mi fascinación por su pluma y su capacidad para hacerme sentir tantas cosas con sus novelas, por sobre todo hacerme emocionar y vivirlas en carne propia. 

En esta oportunidad nos encontramos con un libro emocionante, desde la primera hasta la última página, con una historia de amor bellísima y cautivadora, de esas que te quitan el aliento.
La trama me sorprendió para bien, aunque en un principio el tema de la venganza me inquietaba y no sabía para donde iba a disparar. En mi opinión está muy bien cuidada y la autora nos transmite todo tipo de sentimientos que los personajes van experimentando; y hablando de los personajes, Mia Sheridan sabe cómo hacerlos parecer muy real, complejos y profundos, en cuanto a sus sentimientos ella no se deja nada en el tintero. 


Así que tenemos a Lydia y Brogan, y son ambos los que le ponen sus voces a esta historia, entre capítulos alternados vamos conociéndolos en profundidad, cuáles son sus temores, qué anhelan y desean, qué quieren, qué les duele y apena, etc. 


Por un lado está Lydia, la típica princesita rica y egoísta, pero que las apariencias no engañen porque esta chica es mucho más que un estereotipo. Ella aprendió y mucho de sus errores y su egoísmo de la adolescencia, años después se convierte en una mujer decidida a cuidar de las cosas, es valiente y no le teme a nada, ni siquiera a las humillaciones por las que tiene que pasar a manos de Brogan para recuperar su empresa, no le importan las opiniones y cotilleos de la gente de su clase mientras les sirve aperitivos en un una fiesta, Lydia no tira la toalla tan fácil. 

Y luego tenemos al villano de la película, o al menos el que se esconde tras esa máscara. Desde muy joven Brogan supo lo que es sentir hambre, ese hambre que nunca parecía cesar pero a pesar de eso se responsabilizó por su familia, se ocupó de alimentar sus bocas y darle el cuidado necesario a su hermana pequeña. Pero cuando una terrible traición de parte de la chica de sus sueños lo deja en la calle, Brogan tuvo que arreglárselas como pudo para llegar a ser el poderoso hombre que es en la actualidad, tuvo que realizar cosas de las que no se siente orgulloso y por las cuales nunca permitiría perdonarse. Y años después es cuando llega su venganza, esa necesidad de aplacar todo el dolor y la rabia, y con eso reaparece su princesita, su mo chroí, el amor de su vida que nunca pudo olvidar, la única persona que nunca pudo arrancarse del corazón. Y en este nuevo reencuentro Lydia le enseñará muchas cosas, cosas que alguna vez creyó imposible volver a conseguir, el perdón. 


—El perdón no es una emoción, sino una elección. Y a veces tiene que elegir una y otra vez [… ] Solo quiero decir que perdonar a alguien no quiere decir que os convirtáis en buenos amigos. En realidad, solo es la manera de deshacerte de la influencia que tienen sobre ti. 

Sin dudas quedé totalmente enamorada de Brogan, es mucho más complejo que Lydia (ella era más previsible) y su evolución es embelesadora.
La historia de amor entre ambos me resultó muy deleitante y maravillosa, y aunque el camino hacia el perdón, la confianza y las segundas oportunidades no es nada fácil, de a poco ambos van encontrándose de nuevo, van aprendiendo a sanar las heridas, aprender a perdonar y permitirse perdonarse, a volver a apostar al amor lo que siginifca apostar con tu corazón y todo lo que poseés. 



Sabía que la amaba. Profunda e intensamente. Siempre la había amado, incluso cuando no quería. Pero ahora era diferente. Cuando tenía diecisiete años, había querido darle el mundo, y en este momento podía. Había querido entregarle mi corazón y ahora podía. Y quería. Cada rincón de mi corazón. 

Lo más bonito de la historia (y como el resto de los libros de la autora) no tenemos solamente una historia de amor, sino también una historia sobre la vida, sobre las segundas oportunidades en la vida, ya les digo que Mia Sheridan siempre me remueve todo por dentro. 

Lo único negativo que podría decir de este libro es que el tema de la venganza por momentos no me satisfacía, no sé en realidad como explicarlo mejor, queda en cada uno para que lea esta historia y opine. También hubo otra cosita en particular que no me convenció pero ya no digo más porque es spoiler.

En resumen, "La venganza de Ramsay" es una historia bellísima, cautivadora y emocionante. Errores, malas decisiones, una traición, desilusión, desamor, una venganza y un reencuentro pondrán a ambos protagonistas a merced del amor, del perdón y de la confianza.




8 comentarios:

  1. Hola!!
    Es una autora que me encanta y al libro le tengo muchas ganas.
    Gracias por la reseña.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  2. Holaa, qué padre que te haya gustado el librito, solo he leído uno de Mia y lo disfruté muchísimo pero le he ido perdiendo la pista, pero bueno, este suena muy bien *-* que me están brillando los ojitos, así que espero poder tenerlo pronto en mis manos *-* ya veremos qué me parece la venganza :P
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No he leído todavía ningún libro de Mia pero tengo varios en mis manos pendientes para leerlos y les tengo muchas ganas.
    Espero que cuando lea este me guste tanto como a ti.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, tengo que ponerme al día con esta saga solo he leido el primero pero espero seguir pronto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaa!
    He leído varios libros de la autora y me gustaron mucho, así que no descarto leerlo.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  6. Hola.

    Este libro es otro de mis grandes pendientes, en realidad casi todos los de la autora ya que solo he podido leer a Archer, espero poder leerlos pronto pues Archer me gustó un montón.

    Gracias por la reseña y besos. :D

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Mia Sheridan es una autora que le gusta mucho a mi madre, tiene varios libros de ella y siempre habla muy bien de ellos. Este libro no lo ha leído por eso tu reseña es la primera que leo del mismo, la trama me ha llamado bastante la atención y me lo apunto para una futura lectura. Me alegro de que te haya gustado, gracias por la reseña.

    Nos leemos.
    ¡Besos!😘

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! ^^
    Tiene muy buena pinta este libro, y en general todos los de la autora, pero primero me gustaría leer "La voz de Archer", que me llama un poquito más.

    Besos!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta