martes, 23 de mayo de 2017

Reseña: "Los chicos del calendario. Mayo, junio, julio" (#3 Los chicos del calendario) de Candela Ríos


Candela ha aprendido muchas cosas de los chicos de febrero, marzo y abril y empieza a sentirse más segura de sí misma, pero ¿qué le deparará el trimestre siguiente? 

En mayo, conocerá a Javier de Madrid. Un veterinario que se ha presentado él mismo como candidato a chico del calendario. Su objetivo: recaudar dinero y conseguir publicidad para un centro de animales maltratados. Pero, ¿realmente estará a la altura del título de “hombre que vale la pena”? Candela descubrirá con él que, aunque te hayan hecho daño una vez, no hay que cerrar nunca el corazón al amor. 

En junio Candela visitará Segovia y conocerá a Alberto, un obrero de la construcción que está reformando un geriátrico y a quien los abuelos presentan como candidato perfecto. Su ex, sin embargo, no piensa lo mismo… pero, ¿y Candela? ¿Logrará ella empatizar con temas como la infidelidad y la culpa? 

Julio es mes de sol y playa, del calor de una isla como Palma de Mallorca. Este mes Candela conocerá a John, un español de madre inglesa, contable y loco por el surf. John quiere demostrarle a Candela que vivir “de las apariencias” es suficiente y que si ella sabe aprovechar el momento también podrá hacerlo. 

Mientras tanto, Candela se debatirá entre el amor de Víctor y lo que siente por Salvador. ¿Logrará poner en orden sus sentimientos?


#1 Los chicos del calendario. Enero ()
#2 Los chicos del calendario. Febrero, marzo y abril ()
#3 Los chicos del calendario. Mayo, junio y julio
#4 Los chicos del calendario. Agosto, septiembre y octubre
#5 Los chicos del calendario. Noviembre y diciembre



Esta reseña contiene spoilers de los libros anteriores 

La vida de Candela ha cambiado muchísimo después de que su ex novio Rubén la dejara por Instagram, está decidida a encontrarse a ella misma, a no ser aquella tonta que se conformaba con todo. Ya no más, y eso es gracias a Los chicos del calendario, este proyecto que le está cambiando la vida. 

En el anterior libro me quedé con muchas ganas de saber más sobre esta loca y atrevida aventura que Cande está viviendo, cruzar todo España para encontrar al hombre ideal, un hombre que valga la pena.
En esta tercera entrega, Cande sigue descubriendo nuevas ciudades y nuevos chicos. Mayo, junio y julio la acompañan con unos meses de calor y con unos candidatos muy interesantes. En mayo, Cande se va a Madrid a conocer a Javier, un veterinario que ama a todos los animales, es un pacifista que lucha por ellos y para que se acabe el maltrato animal. Con junio llega Alberto de Segovia, un hombre de 40 años, arquitecto y que ayuda a reparar un asilo de ancianos; y por último, en septiembre aparece John, un surfista casi modelo que vive de las apariencias. 


Estos tres meses son muy agitados para Cande y hasta ocurren muchas cosas que le dan vuelta el mundo. Además está todo el tema de Víctor, el chico de marzo, el leñador tan simpático y con el cual Cande está muy feliz; pero la balanza se desequilibra muchas veces cuando aparece Salvador Barver y la vuelve loca, tanto a su cabeza como a su corazón. 


 —Se supone que el amor es bonito y me imagino que no tendría que ser tan difícil; si lo es, algo estamos haciendo mal. O no somos las personas adecuadas para intentarlo o no es el momento adecuado. No lo sé. Pero nos quedan ocho meses por delante, ocho meses en los que tendremos que vernos, aunque sea solo unos días, y trabajar juntos. Puedo hacerlo, salvador. Quiero hacerlo. Tú tienes que seguir con tu camino y yo con el mío, eso es todo. Nada de mensajes ni de correos ni de nada. Solo trabajo. Solo los chicos del calendario. ¿Entendido?

Candela a lo largo de este viaje sigue aprendiendo mucho, y también le falta para aprender. En estos meses debe aprender de ella, de sus errores y sobre todo, de si debe hacerle caso al corazón o a la cabeza. 

La historia viene muy bien cargada y casi con misiles para el final. Como siempre, la autora nos regala una novela amena, entretenida y muy llevadera, con una trama interesante y verosímil, y eso es lo que me gusta de esta historia, que parece real, tanto por los personajes como por las situaciones de la vida. 


Me gustó mucho este libro, al igual que los demás, y todo el tema de encontrar al chico ideal es muy divertido. Claro que no hay ningún hombre perfecto, y tampoco una mujer, y creo que por ahí apunta la historia, que todos los chicos que conoce Cande no son perfectos, no hay nadie que lo sea, pero sí hay muchas personas juntas que lo pueden ser. Me encanta como la autora nos expone chicos con distintas personalidades, virtudes, y estilos de vida. Javier, el chico de mayo, es una persona con un gran corazón, es paciente, y tiene un alma luchadora por los animales. Él tiene sus aciertos y desaciertos, y es un personaje que me encantó a primeras vistas. En junio, Cande aprende mucho de Alberto, es un hombre que se arrepiente de sus errores y no lo niega, y Cande aprende mucho de él y sus consejos. Por último, John es un muchacho que no me generó nada, es una persona superficial y plano, y con el que Cande no forzó una amistad. 

A lo largo de estos tres meses, seguimos viendo a Víctor, y es tan tierno que dan ganas de achucharlo. Con Cande se comporta de lo más bien y es todo un caballero, es paciente con ella y muy considerado. Cande está muy feliz con él, y es muy fácil quererlo, porque así es Víctor, una persona que desprende alegría y seguridad. Pero el corazón de Cande todavía sigue muy confundido con Salvador, y este hombre sigue dando mucho que hablar. Sigo teniendo una relación de amor-odio con Salvador, por ser tan hermético y no querer contar lo que tanto le atormenta. 

Candela como siempre me parece un personaje real, una chica común y corriente que está encontrándose a ella misma, decidiendo qué es lo que quiere y con quién, si con Víctor o Salvador, y muchas veces me frustraba por ser tan indecisa y no tener las cosas muy claras. Algo que me sigue pareciendo muy acertado por parte de la autora, es que no solo centre la historia en el amor, o en este complicado triángulo amoroso por el que transita Candela, sino que también a través de los chicos del calendario se tocan temas y valores como la familia, el perdón, las segundas oportunidades, el arrepentimiento, la lucha, entre otras cosas. 


Nuestro corazón básicamente hace lo que quiere y, si se enamora de alguien quizá no consigamos hacerle entrar en razón por mucho que lo intentemos, o quizá lo que sucede es que el amor no entiende de razones, sino de emociones. ¿Cuánto tardas en querer a alguien? ¿Y en dejar de quererlo? Si el corazón entendiera de razones olvidaríamos a la gente que nos ha hecho daño en un abrir y cerrar de ojos, pero no es así. Tal vez incluso habríamos inventado una pastilla: píldora para dejar de querer. Me da miedo pensar que sería un éxito.

En esta ocasión tenemos no solo a Cande contando su vida, si no que Víctor y Salvador también tienen un capítulo dedicado a ellos, contándonos sus vidas. Y la parte de Salvador, ay por dios, a mí me agarra algo porque al fin sabemos cuál es ese gran misterio que tiene enterrado. Sigo pensando en ese final y yo no sé qué hacer ni qué pensar ni cómo seguirá la historia, ¡cómo le gusta a la autora dejarnos con la boca abierta!

En resumen, "Los chicos del calendario 3" sigue siendo una apuesta segura, una historia fresca, divertida y sexy. Con un final para morirse (esos últimos capítulos son un infarto tras otro), estoy muy ansiosa, demasiado, por saber cómo seguirá ésta loca aventura y vida que vive Cande.



3 comentarios:

  1. Cómo necesito el cuarto libro... el final de este es desconcertante, me apetece mucho seguir con la historia. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Yo lo estoy leyendo en estos momentos. La verdad es que esta saga se pone más emocionante con cada libro. En mi opinión va de menos a más, pero sobre todo son libros muy entretenidos. Aunque tengo que reconocer que a veces no soporto a la protagonista xD

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! no leí ninguno de los que han salido de momento pero tengo ganas porque parece de una temática diferente
    Un beso!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta