viernes, 14 de julio de 2017

Reseña: "El acuerdo" de Melanie Moreland


¿Qué harías si la persona que más odias se convierte en la única persona con la que puedes vivir? 

Un tirano por el día, un playboy por la noche. Esa es la reputación que precede a Richard VanRyan. Él vive su vida de la manera que quiere, sin importarle las opiniones de otros. No se preocupa ni por nada ni por nadie, y no tiene intención de cambiar su manera de ser. 

Katharine Elliott trabaja como asistente personal de Richard. Ella le desprecia y no comparte su más que cuestionable ética profesional, pero no tiene otro remedio que soportar y gestionar todas las tareas que Richard le encarga ya que necesita su trabajo para poder subsistir. Hasta que llega el día en el que él le pide algo que Katharine nunca imaginó. Un nuevo acuerdo, con un trabajo diferente: ser su prometida en lugar de su asistente personal. 

¿Qué es lo que puede suceder cuando dos personas que se detestan tienen que vivir juntas y actuar como si estuvieran locamente enamoradas? ¿Sobrevivirán al acuerdo que han firmado? 





“El acuerdo” ha estado en mi lista de lecturas pendientes y tras leer muy buenas opiniones las ganas aumentaban todavía más. Con tan solo leer la sinopsis estaba convencida de que tenía que leerla, me encantan este tipo de historias sencillas y divertidas, y además cuando comencé a leerla tenía la esperanza de que éste libro fuera el que me hiciera salir del bloqueo lector de una vez por toda, ¡y sí que lo hizo! 

Con una premisa amena, bien argumentada y estructurada, Melanie Moreland nos presenta una novela divertida, con unos personajes bien definidos que te hacen reír junto a una bonita historia de amor. 

¿Él? Él se llama Richard VanRyan, un hombre de éxitos, mujeriego a más no poder, con un carácter de perro, obsesivo con el trabajo y egoísta. Vive por y para el trabajo, todos en la empresa conocen muy bien qué tipo de persona es, pero a Richard le importa todo un pimiento, para él la vida es todo blanco o negro y el amor no es más que un estúpido sentimiento. Richard cree que tiene el éxito casi al alcance de sus manos, el director de la empresa lo nombrará su socio, su mano derecha, pero un cambio de planes hará que no consiga ese aumento. 

Decidido, decide renunciar a su maldito trabajo que él considera mediocre y conseguir un puesto en la empresa enemiga. Richard tiene un solo objetivo: destruir a su antiguo jefe y restregarle en su cara su nuevo éxito. Sin embargo, para que pueda ser aceptado en esta nueva empresa debe cambiar radicalmente su perfil de mujeriego y mal tipo. 

Un matrimonio puede solucionar su problema, ¿su víctima? La señorita Elliot, su asistenta personal que desprecia. 

Katharine Elliot odia y desprecia a su jefe, no hay persona en el mundo más cínica y despreciable que Richard VanRyan, pero cuando él le propone fingir ser su esposa, Katy se encuentra entre la espada y la pared. Necesita esa generosa suma de dinero por un buen motivo, pero a la misma vez no quiere tener nada que ver con ese ser humano. 

¿Katy puede perdonarlo a Richard por los malos tratos? ¿Qué pasa cuando ambos deben fingir ser los prometidos perfectos? ¿El amor realmente te cambia? Las mentiras pronto se convertirán en una gran bola que acarreará una enorme avalancha en la que ambos pueden resultar heridos. 


—¿Que si espero convertirte en un hombre mejor y fantaseo con la idea de que te enamores de mí? Richard, no se me ha pasado por la cabeza en ningún momento. Para amar a alguien se necesita tener alma… y hasta un espantapájaros escuálido como yo es capaz de ver que tú no la tienes.

Como mencioné anteriormente, este tipo de historias me encantan, tienen algo que siempre me enganchan. Una vez que comencé a leerla no pude parar, me tuvo expectante y entretenida por muchas cosas, principalmente por los personajes y cómo la historia de amor va evolucionando lentamente. 

La historia está relatada por ambos puntos de vista, pero en esta ocasión los capítulos de Katharine son muchísimos menos que los de Richard, él es prácticamente quien se encarga de contarnos la historia, punto positivo. Como decía, a partir de la mirada de Richard conocemos cómo es realmente, un tipo imbécil prácticamente, solo se interesa por él mismo y siempre se desquita con la pobre de Katharine. 
Ella se encarga de mandarles flores a las ex-s de su jefe, le lleva su saco a la tintorería, si Richard dice negro Katy no tiene otra opción que decir negro. No soporta los sermones de él, sus malas miradas, su desdeño y sus malos tratos pero no le queda otra opción que aguantarlos porque de verdad que ella necesita el dinero, lo necesita con desesperación. 

La relación entre estos dos protagonistas me resultó super creíble, desde sus encuentros de odio, ese tira y afloja de no te soporto pero tengo que hacerlo por el bien de la causa, hasta el momento en que se enamoran, y puntos a favor por eso, porque entre ambos no surge de la nada una especie de deseo incontrolable o siquiera un insta-love, el amor entre ellos va surgiendo a pasos lentos pero bien firmes. 


 —No pensaba que alguien como tú pudiera formar parte de mi vida.
—¿Porque no lo merecías?
—Porque no creía en el amor.
Su respuesta fue un susurro.
—¿Y ahora?
—Ahora sé que puedo amar a alguien. Ahora amo a alguien. A ti. 

Los personajes secundarios acompañan muy bien, como por ejemplo Penny, la tía de Katy, una señora de lo más simpática que tiene su peso en la historia. 

Me encantó el personaje de Katy, esa fortaleza, valentía y bondad que la hacen tan dulce, y Richard al principio es demasiado tarado y frío, pero luego paso a paso va evolucionando hasta convertirse en un hombre tierno y adorable. 

El único motivo por el que le bajo un punto de calificación es porque me sobraron muchos capítulos más cerca del final, a ver, que no estuvieron mal pero lo único que hacían era rellenar más la historia. Por otro lado, la pluma de la autora es muy bonita y con un estilo que atrapa.

En definitiva, "El acuerdo" es una muy buena opción para leer una historia divertida, amena y que te hará pasar un buen rato. Dos personajes totalmente opuestos, que se desprecian mutuamente y esos encontronazos te harán sacar un par de risas; un amor que se entreteje lentamente y que se disfruta mucho.



4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Sin duda parece una buena novela para leer en una tarde de verano, me la apunto y a ver si le puedo hacer un hueco. Me ha encantado la reseña.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    No creo que la lea estoy un poco saturada del género, gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    Me encantó el libro, una historia muy romántica. Creo que a finales de mayo la autora publicó una historia corta que continua el libro. Espero que se publique para poder saber como les fue a Katy y a Richard.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hoooola!
    Tengo esta historia apuntada porque he leído muy buenas reseñas sobre ella y además pertenece a un género que a mí me gusta mucho y que suelo disfrutar. Me alegro un montón de que la disfrutaras y, ya te digo, me anima aún más a mí a ponerme con ella.

    ¡Mil besos!

    ResponderEliminar

♡ Tus comentarios me ponen muy contenta